El más destacado proyecto de la División Concretos fue la construcción de nuestra nueva Planta Central, ubicada en el poniente de la Ciudad de México, la cual inició operaciones durante el segundo semestre de 2012.

 

Planta Central, es la más moderna en América Latina. Equipada con la más avanzada tecnología, cuenta con una capacidad de producción de 250 m3 por hora, es una planta 100% automatizada, que monitorea cualquier desviación en el producto, obteniendo, para nuestros clientes, concreto de la mejor calidad.

 

Es una planta tipo torre, con una altura de 38 metros, totalmente cerrada, con lo que se evitan emisiones de polvo o ruido, cuenta con sistemas de recuperación de concretos, morteros y agua, además que nos hemos preocupado por integrar armónicamente su arquitectura con el paisaje urbano en que se sitúa.

 

Planta Central, es autosustentable, cumple con estándares de ahorro de energía y es la primera planta de concreto a nivel mundial en proceso de obtener una certificación leed (Leadership in Energy & Environmental Design), certificación que se otorga a constructores verdes y ambientalistas y que tienen un mínimo impacto en el medio ambiente.

 

Reafirmando nuestro compromiso con las comunidades en que operamos, estaremos en proceso de aplicar el modelo de Planta Central hacia otras de nuestras plantas concreteras situadas en el Distrito Federal, implementando sistemas de recuperación de materiales y agua, así como las acciones necesarias para reducir la emisión de polvo y ruido, iniciando con las plantas Eulalia Guzmán e Iztapalapa.

 

Desarrollamos procesos de validación de equipos montados sobre las unidades revolvedoras cuya función es controlar el revenimiento del concreto (fluidez o consistencia), reduciendo las variaciones propias del concreto.

 

Todos los recursos invertidos, la incursión en nuevas plazas y las innovaciones tecnológicas tienen un solo fin: satisfacer y exceder las expectativas del cliente.